La carta del director

Federico Barrios nació en Argentina, nació bailando, creció para los musicales y se formó en las mejores escuelas de danza de Buenos Aire, New York y Madrid. Comenzó su carrera profesional con el musical “David, el Rey” y “El Jorobado de Paris. Formó parte del elenco de “My Fair Lady” en el Teatro Nacional de Buenos Aires. En 2001 se muda a España y comienza a dar clases de danza y teatro musical en la escuela Marand Musical. Fue parte de los elencos de: “Hoy no me puedo levantar” (“Guillermo” y coreógrafo residente) , “En tu fiesta me cole” (Dance Capitan), “40, el musical” (coreógrafo residente, Barcelona y Gira), “La isla del tesoro”, y “NINE”, el musical, en el papel de Guido Contini. Como coreógrafo ha estrenado 8 musicales en la Gran Vía Madrileña, entre los que destacan: “Sonrisas y Lágrimas” (Premio Teatro Musical, mejor coreografía), “Cabaret”, “Grandes Éxitos”, “Hoy no me puedo levantar” (2013), o “Más de 100 Mentiras” (Premios mejor coreografía: Premio Teatro Musical, Premio ACE y Premio Hugo Midón).

Es un honor contar con él como parte fundamental de WEST SIDE STORY, El Musical.

Os dejamos su ‘carta del director’, para que disfrutéis de las palabras que le dedica a este nuevo proyecto.

“Cuando me ofrecieron dirigir WEST SIDE STORY, sentí que habían puesto el mundo en mis manos. Había sido elegido para dirigir una de las grandes obras maestras del siglo XX, que ha marcado un hito tanto en la historia del teatro musical como del cine.

Después de la felicidad por el desafío, sobrevino la pregunta: ¿y cómo lo hago?, ¿cómo contar esta historia que tantas veces hemos visto y oído?, ¿cómo recrear un clásico, olvidándome del hito?. Decidí sumergirme y nadar entre las letras de Sondheim, las partituras de Bernstein, bucear en la prosa de Shakespeare, embriagarme con los bailes de Jerome Robbins e inundarme con el guion de Arthur Laurents. No hay mejor manera de respetar un clásico como la de tratar de llegar hasta lo más profundo de él, para desentrañar su esencia, las emociones y los “¿por que?”. Acompañado por un equipo creativo de primer nivel, cada inmersión resultó plagada de descubrimientos y fortalezas, haciendo que el proceso de creación estuviese plagado de certezas.

WEST SIDE STORY no es un cuento de príncipes y princesas ni de sueños imposibles, es una historia mundial y eterna que nos muestra la necesidad de primar lo humano sobre el género, las fronteras y las razas. Un relato siempre vigente que habla de inmigración, de miedos, de aceptación, de esperanzas, de redención y, sobre todo, habla de amor. Dirigir WEST SIDE STORY es jugar con la magia teatral, labrar la verdad y ser, junto al equipo, los artesanos de los sentimientos.

Nuestro objetivo es que los espectadores vivan la historia de los amantes cada noche, y que se atrevan a ser parte de ese amor; siendo Montesco y Capuleto, Jet o Shark, rivales o cómplices, a veces deseando ser ambas cosas, para descubrirse a ellos mismos en el final de la historia.

Gracias a SOM Produce por creer en el arte y en el valor de la creación propia, haciendo llegar, y en primera persona, al público de España el Teatro Musical en estado puro.

A mi madre

Federico Barrios”

West Side Story, venta de entradas