Desde los ensayos: lucha escénica

West Side Story es una batalla por mantener el poder en el barrio, es una tensión constante entre dos bandos, y todos están dispuestos a pelear.

Para poder transmitir toda la furia y toda la violencia que encierra la obra, necesitamos que los actores aprendan lucha escénica, ¿y eso en qué consiste?

La lucha escénica es un baile, lleno de rabia, un juego de simulación y trampas para que vivamos desde la butaca la furia de los Jets y los Sharks. La violencia debe ser creíble para el espectador sin que los actores corran ningún riesgo.

Mon Ceballos es el encargado de guiar a nuestros actores, de darles las herramientas técnicas para poder representar las peleas de forma efectiva, de respetar los protocolos de seguridad y la sincronización con los compañeros, es una preparación que requiere bastante esfuerzo y precisión, todo el trabajo se basa en:

  • Preparación física del actor.
  • Desarrollo del lenguaje corporal mediante gramáticas de lucha predeterminadas.
  • Seguridad y pérdida de miedos.
  • Gramática de la lucha.: El cuerpo a cuerpo.
  • Presas. Caídas. Golpes. Engañando al ojo del espectador. La interpretación del dolor. La búsqueda de verosimilitud.
  • Desarrollo de las herramientas de trabajo del cuerpo actoral: Tempo-ritmo. Escucha. No anticipación. Atención. Silencio. Relajación. Decisión. Acción-reacción. Precisión.
  • Praxis del trabajo coreográfico real.
  • La relación con el compañero. Con el espacio. Con uno mismo. Trabajo sobre la confianza.
  • La lógica del conflicto. El personaje en conflicto.

La lucha escénica debe convertirse en algo orgánico, creíble, rítmico, sonoro, potente, que sea capaz de transmitir la intensidad y la ira de ambos bandos. Debe ser un baile coordinado y pactado entre los actores, no hay lugar a la improvisación en la lucha escénica, un paso improvisado, un movimiento nuevo en la coreografía, puede suponer un golpe no deseado.

Nuestro reparto se está volviendo un experto en peleas callejeras sobre el escenario. Va mucho más allá de pactar los golpes, cada personaje tiene que conocer su motivación, el objetivo de su lucha, de su odio, qué defiende y por qué está dispuesto a morir.

Este es el trabajo de nuestro reparto y de Mon Ceballos: coordinar peleas creíbles, que nos tengan inquietos y nos transmitan la tensión por ser el dueño del West Side.

¿Quieres venir a vivir la guerra callejera y elegir bando?

West Side Story, venta de entradas