Adaptación del libreto de West Side Story

David Serrano ha sido el encargado de la adaptación del libreto de West Side Story El Musical, como ya hizo con Billy Elliot El Musical (www.billyelliot.es).

Lo primero es que resuma el argumento de West Side Story. Nos dice que es una historia muy simple, una adaptación de Romeo y Julieta llevada al Nueva York de los años 50 que cuenta la historia de dos jóvenes que se conocen, se enamoran y tienen un problema, que es que sus familias (en este caso sus amigos) se odian a muerte y eso les lleva a muchos problemas porque su historia de amor no puede llegar a buen puerto.

¿Por qué podría interesar al público esta obra, que se escribió en América y en los años 50? David nos responde sin dudar que West Side Story es un clásico, uno de los mejores musicales de todos los tiempos y seguramente con la mejor partitura del siglo XX de todos los espectáculos de Broadway, y es incontestable. Su punto fuerte son sus canciones maravillosas, que cada una de ellas es una obra maestra, y unas coreografías realmente inmejorables, y cree que tanto el trabajo de Bernstein como el de Jerome Robins sigue muy vigente y que no han pasado los años ni por la música ni por el baile, y afirma que eso, tanto ahora como dentro de 50 años, se seguirá apreciando igual.

Llega el momento de hablar sobre cómo ha adaptado al libreto. David nos explica que ha llevado a cabo una adaptación muy fiel, porque además cuando él trabaja para otro director y no para él, procura ser mucho más fiel al texto original que cuando lo hace para sí mismo, que sí decide cuándo quiere dar otro enfoque a alguna parte de la obra. Pero en este caso se ha limitado a traducir de manera fiel las letras de las canciones y las escenas del libreto.

Hablamos después de la italiana, y de una de las canciones más divertidas del musical, que se ha traducido como “Querido Sargento”. Le preguntamos por alguna canción mítica que haya tenido que inventar prácticamente el jingle. Nos responde que en realidad cuando adaptas canciones lo que tienes que respetar siempre es el número de sílabas con el que se compuso, y las acentuaciones de las palabras, que él no consiente en cambiar sólo para conseguir meter en el verso la palabra que le viene bien. Él se esfuerza mucho por no cambiar eso y mantener el espíritu de las canciones, pero si se hace una traducción literal a veces queda algo raro, por lo que sí es necesario adaptar algunos versos para que puedan ser cantadas con naturalidad y que a los cantantes no les cueste esfuerzo. Una vez que te pones a hacer eso, es mucho más sencillo hacer las adaptaciones de canciones humorísticas, o incluso algunas muy dramáticas, que de canciones de amor, que suelen ser más endebles a la hora de traducirlas al castellano, porque el inglés es un idioma que es difícil que suene cursi, pero en cambio el castellano es un idioma más duro, y por eso cuando nos ponemos a hablar de amor es fácil irse a un terreno más “ñoño”, blando, y por eso las canciones de amor son canciones complicada de traducir, no sólo en West Side Story sino en cualquier canción o musical que se traduzca. Todas las traducciones y las adaptaciones de las canciones las ha hecho junto a su hermano Alejandro, con el que ya hizo las de BILLY ELLIOT, El Musical, y nos cuenta que las que más han disfrutado son las que tienen un poquito de humor y las que son más marchosas. Cree que la que mejor ha quedado ha sido la de Querido Sargento Krupke, dentro de la dificultad casi extrema que tiene traducir una canción de amor, una batalla que está casi perdida antes de empezarla.

Le preguntamos si se han traducido todas las canciones o alguna se podría dejar en inglés, y nos cuenta que se han traducido todas ya que el total de las mismas pertenecen a la trama y son parte de la historia, no es que de repente estén en un concierto y un grupo cante una canción, sino que cada una de ellas refleja situaciones y emociones de la trama, por lo que era imposible mantener ninguna en inglés porque habría perdido sentido. Además, no ve factible que los actores hablen en un idioma y canten en otro, le parece que habría sido un error hacerlo así.

Cuando le pedimos que nos cuente lo que le ha resultado más difícil nos vuelve a hablar de las canciones de amor, que son todas muy difíciles de traducir, y además prácticamente haga lo que haga nunca le terminan de sonar como las del original, así cuando se encuentra frente a una ya sabe que le va a tocar sudar para que refleje lo que les pasa a los personajes sin que suene cursi. Como él dice, decir en una canción “I love you” es muy fácil pero decir “Te quiero” es un mundo.

Por último, queremos saber qué cree David que tiene West Side Story para conquistar al público español. De nuevo responde sin dudar que las mejores canciones que se han escrito en un musical en el siglo XX y unas coreografías que revolucionaron todo el lenguaje musical del teatro en dicho siglo, dos iconos de la historia del teatro que aún no han sido superadas y que se seguirán viendo dentro de 100 años y considerándose insuperables.

¡Estamos de acuerdo!

West Side Story, venta de entradas