La fuerza de Bernardo

Tras hablar de María, Tony y Anita, le llega el turno de Bernardo, otro de los personajes clave de West Side Story.

A primera vista, Bernardo es un chico duro, como no podía ser de otra manera por su condición de líder de los Sharks. Además, es el novio de Anita y el hermano mayor de María.

Pero este personaje es mucho más que el implacable líder de una banda. Y es que Bernardo no lo ha tenido fácil. Él llegó a América antes que su hermana, buscando, como todos, una vida mejor. Tras él llegó María, y como no podía ser de otra manera se convirtió en su protector y en cierto modo en el responsable de lo que ella hiciera o de lo que le pudiera pasar. El peso de esta responsabilidad es complicado de llevar en el ambiente que les rodea, y lo mejor que sabe hacer para gestionarla es erigirse como enemigo número uno de los Jets, aquellos que le atacaron nada más llegar por el mero hecho de ser de fuera.

Su vida se complica cuando se da cuenta de lo que está pasando entre su díscola hermana pequeña y Tony, el antiguo líder de los Jets. La historia que surge ante sus ojos es lo último que se hubiera imaginado y que sus principios le permiten consentir. Pero en el fondo sabe que no es muy diferente a lo que él tiene con Anita, con la diferencia de que María ha tenido la mala suerte de que la persona que ha robado su corazón pertenezca a la banda equivocada.

Aun así, es algo que no puede consentir, y lucha contra ello de la única forma que sabe: literalmente. Lo que debería haber sido un duelo entre los implicados se convierte en una peligrosa pelea en la que también interviene Riff, el mejor amigo de Tony, para el que los puños no son suficientes. Tras herir a Riff, a Bernardo le sobreviene una muerte prematura, y la que jamás se atrevió a imaginar. Tony, el que se saltó las normas y se atrevió a luchar por su hermana pequeña, es el que pone fin a este juego de la forma más dramática posible.

Y aun así, Bernardo volvería a presentarse a esa pelea. Porque su orgullo y el honor de María estaban en juego, y un Shark sabe que si es necesario hay que dar la vida por defender aquello que importa. Aunque esté equivocado.

West Side Story, venta de entradas